Vértigo y Mareo. Clínica Especialista.

Vértigo y Mareo. Clínica Especialista.
www.vertigoymareo.com

Mareo asociado a ansiedad. Otro de esos enemigos “silenciosos”.


A diferencia de los ya conocidos “asesinos silenciosos” como la Hipertension Arterial o la Diabetes Mellitus, el mareo por si mismo difícilmente privara de la vida a algún paciente, sin embargo puede llegar a convertirse uno de esos Némesis eternos, de los que no te dejan en paz ni un momento (algo así como El Coyote para el Correcaminos).

A pesar de los avances tecnológicos, aun hoy en día hay pacientes con mareo en quienes no es posible establecer un diagnóstico otoneurológico que explique dicho síntoma ya que las pruebas regularmente resultan normales. Sin embargo no ha sido hasta años recientes que se describieron las características clínicas de una enfermedad llamada Mareo Postural Fóbico Persistente (PPPD por sus siglas en ingles), afectando a una buena cantidad de pacientes, en muchas ocasiones durante años.

En general se define al PPPD como un tipo de mareo, de larga duración, sin tener una causa aparente. Éste es un trastorno somatomorfo caracterizado por un tipo de personalidad que le confiere al paciente una predisposición para presentar mareo, particularmente después de alguna enfermedad (del oído o no) o algún impacto emocional (agudo como un asalto, o crónico como el estrés diario), convirtiendo el sistema de estabilidad postural en un sistema hipersensible, especialmente en escenarios con alta demanda visual, incrementando el riesgo de desarrollar patologías de comportamiento como ansiedad.

Ej. Paciente que sufre de alguna patología orgánica (como un vértigo postural paroxístico benigno) o emocional (como ansiedad o estrés), causando de ésta manera mareo (o vértigo según sea el caso), el cual a su vez (al no saber porque estamos mareados) desencadena más ansiedad, y ésta a su vez mas mareo, llevándonos a un circulo vicioso, y por lo tanto, a un estado de “hipervigilancia” de los síntomas bajo el contexto de hipersensibilidad previamente descrito.

Ahora bien, pongámonos un poco mas científicos para identificar la asociación entre mareo y ansiedad (prometo seré breve). Esta asociación es atribuida a conexiones entre vías vestibulares – centrales (del cerebro) y la red neuronal relacionada con la ansiedad y el miedo (incluidas estructuras tan complejas como la amígdala cerebelosa, corteza prefontal, circunvolución frontal superior, etc.), en donde según algunas hipótesis, se altera la secreción de una sustancia llamada Serotonina. De tal suerte que al estar éstas estructuras íntimamente ligadas con las emociones, su disfunción puede resultar en alteración del procesamiento neuronal, dando como consecuencia ansiedad.

Para el adecuado diagnóstico, inicialmente es primordial la correcta identificación de los síntomas seguido de una adecuada orientación en cuanto a posibles modificaciones dietarias, medicación, rehabilitación e incluso en algunas ocasiones psicoterapia.

La rehabilitación esta basada en la identificación de movimientos o entornos problemáticos y la consecuente demostración de que el miedo desencadenado por estos movimientos no esta fundamentado en alguna lesión en el oído o en el cerebro, si no en el estrés que desencadenan éstos movimientos y su repercusión en los movimientos compensatorios, los cuales bajo éste contexto, resultan patológicos (como dar pasos pequeñitos y pegando los pies, lo cual nos hace aun mas inestables), y corrigiéndolos durante la terapia.

Finalmente el medicamento de elección no esta dirigido a eliminar el mareo como tal, si no a eliminar la posible causa, por lo que requerimos utilizar medicamentos denominados “inhibidores de la recaptura de Serotinina” (o sea, que “suben los niveles de serotonina”). Los cuales regulan los circuitos de la ansiedad y las neuronas vestíbulo – centrales que se activan con el movimiento, teniendo una mejoría del mareo en el 70% de los pacientes en 3 semanas a 3 meses de tratamiento. Desafortunadamente, el efecto de estos medicamentos es apreciable hasta después de algunas semanas de uso, por lo que inicialmente (y regularmente por corto tiempo) es recomendable utilizar algún ansiolítico de acción rápida (como clonazepam) para lograr romper éste circulo vicioso de ansiedad – mareo lo antes posible.

Si te fue de utilidad comparte. 

2 comentarios :

  1. Lic. Jorge Luis Berumen Ruiz26 de noviembre de 2015 a las 11:51

    Bastante interesante y una explicación de mis mareos inexplicables. Felicidades Dr. Oscar Armando Dorado

    ResponderEliminar
  2. Considerando que el articulo describe el mareo como desencadenante de una respuesta hacía el estrés, sería interesante apoyar el punto de vista médico y sobre todo el tratamiento con algún tipo de terapia humanista psicológica que ayudará en el tratamiento del mismo y de esta manera contribuir al bienestar físico y psicológico del paciente.

    ResponderEliminar